portland independent media center  
images audio video
newswire article reporting portland metro

corporate dominance | education

Desenmascarando a Hugo Chavez

Mas sobre los negocios transnacionales en Venezuela
Latinoamérica esquizofrénica
Chávez asumió al grito de "socialismo o muerte": Los números no cierran por ningún lado

Viernes, 12 de enero, IAR Noticias /

Douglas Bravo, un ex comandante guerrillero de orientación marxista que estuvo cerca
de Chávez en alguna época, dijo del presidente venezolano en una reciente entrevista
con el diario El Nacional: ''Si ven su discurso y oratoria, este es un gobierno
revolucionario''. Y agregó: "Pero, si ven lo que ha logrado, este es un gobierno
neoliberal''.
En una visita a Vietnam, el año pasado, Hugo Chávez dijo que ''el capitalismo
conducirá a la destrucción de la Humanidad'', durante una gira internacional que
incluyó a Irán y Bielorrusia.
"EEUU", agregó Chávez, "es el diablo que representa al capitalismo''.
Ahora bien, según los números, la Venezuela de Chávez
es el principal socio comercial en la región del "diablo que representa al
capitalismo'', o sea EEUU.
"Estados Unidos representa el 50% de las relaciones comerciales de Venezuela con
todo el mundo", destacó en mayo pasado el presidente de la Cámara de Comercio
Venezuela-EEUU (Venamcham) en declaraciones a a la agencia AFP.

"El comercio anda de maravilla. El año pasado nos acercamos a los 40.000 millones
de dólares" en la balanza bilateral", dijo, aclarando que la proyección del
comercio bilateral para el 2007 era de 50.000 millones de dólares.
Afirmó que Venezuela exportó 32.000 millones de dólares, de los cuales unos 800
millones de dólares correspondieron a exportaciones no petroleras, e importó por
valor de 6.300 millones de dólares.
Precisó que las importaciones desde EEUU "subieron sustancialmente" en 2005, en un
20%, y que 26% de las importaciones totales de Venezuela vienen de EEUU.
"Tenemos una dicotomía entre las relaciones generales a nivel político y las
relaciones económicas. Las relaciones económicas están muy bien", dijo Saade.
The New York Times, un diario imperial que no lo quiere nada a Chávez, dijo que "Al
tiempo que las palabras entre Caracas y Washington se tornan más hostiles y dan la
impresión de que entre ambos va abriéndose la distancia, el comercio entre Venezuela
y Estados Unidos está aumentando".
Estados Unidos es el principal inversor extranjero en Venezuela mientras que
Venezuela posee 8 refinerías y 4.000 estaciones de servicio en ese país.
Las exportaciones petroleras de Venezuela representan la gran mayoría de dicha
actividad comercial, ya que aún es el cuarto proveedor de petróleo de Estados
Unidos.
Impulsado en buena medida por esos crecientes ingresos petroleros, el comercio
aumentó en 36 por ciento durante el 2005, quedando en $40,400 millones.

Esto representa el crecimiento más acelerado en valor de carga entre los 20 socios
principales de comercio de Estados Unidos, según WorldCity, empresa con sede en
Miami que sigue muy de cerca la actividad comercial estadounidense.
"Estados Unidos ha sido el principal socio comercial de Venezuela desde hace un
siglo'', destacó Robert Bottome, director y editor de Veneconomía, el principal
boletín empresarial del país. "No es fácil desmantelar una relación de esa
naturaleza", añadió.

Las exportaciones a Estados Unidos que no están relacionadas con el petróleo
aumentaron 116 por ciento en los primeros tres meses del año en curso, según datos
del Instituto Nacional de Estadística.

Según The Wall Street Journal, el principal diario financiero del Imperio, Venezuela
también mantiene estrechos vínculos con bancos de Wall Street, al tiempo que las
firmas Morgan Stanley y Credit Suisse asesoran a los gobiernos de Venezuela y
Argentina con respecto a su próxima venta de $2,000 millones en bonos.
A las cifras del intercambio comercial entre EEUU y Venezuela, los analistas del
sistema suelen calificar como "brecha creciente" entre el discurso político y la
realidad económica.
General Motors, Ford, registraron en julio de 2006 un aumento de 28 por ciento en
las ventas respecto del año 2005. GM, el mayor fabricante de automóviles en
Venezuela, dijo en julio de 2006 que invertiría $20 millones para expandir la
producción en 30 por ciento, sumando 600 nuevos trabajadores.
En las calles de Caracas, capital de Venezuela, los afiches con las marcas y
publicidad de productos estadounidenses compiten con los coloridos murales que
muestran a Chávez y Simón Bolívar, o las propagandas callejeras contra el "Imperio"
del "Bush diablo" ("Señor Peligro, hagamos el amor y no la guerra'', decía uno de
ellos).

Pero la Venezuela de Chávez no hace el amor con el EEUU del "Bush diablo", hace
negocios.

El símbolo multinacional más acabado del "diablo capitalista", la corporación
Halliburton, con 10 oficinas y 1,000 empleados en Venezuela, ganó un contrato para
ayudarle a Petrozuata, empresa conjunta entre la paraestatal del petróleo venezolano
y la ConocoPhillips, en la extracción del hidrocarburo de yacimientos en el oriente
de Venezuela.
En su expediente de julio ante la Comisión Cambiaria y de Valores (SEC), Halliburton
informó que su grupo de servicios de energía, el cual ayuda a empresas que hacen
perforaciones en busca de petróleo, había alcanzado un crecimiento en ventas de
dígitos dobles en Venezuela durante los primeros seis meses del 2006, neutralizando
así una declinación en México.
Entre el 30 de junio y el primero de julio del año de 2005 (después de 5 años de
"Socialismo del Siglo XXI" en el gobierno), con la presencia de más de 400 empresas
de ambos países, se realizó la Primera Macro Rueda Binacional de Negocios Estados
Unidos-Venezuela, en el Hotel Caracas Hilton.
La iniciativa fue impulsada por el Gobierno venezolano a través del Ministro para la
Integración y el Comercio Exterior, el Banco de Comercio Exterior (Bancoex), el
Ministerio de Finanzas (MF), el Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE), el
Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (Milco), Petróleos de Venezuela (Pdvsa)
y la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (Casa).

La cita de negocios "Fortaleciendo los vínculos comerciales entre Estados Unidos y
Venezuela" fue considerada por los propios funcionarios como uno de los eventos
comerciales más importantes de ambas naciones, y el evento fue inaugurado por el
Presidente de la República, Hugo Chávez.

Esta realidad de los números del comercio bilateral, a casi siete años de la primera
asunción de Chávez a la presidencia de Venezuela, no le impidió al presidente
venezolano convertirse en el paladín de los críticos del "libre comercio" impulsado
por EEUU en América Latina.

Tampoco la realidad del comercio bilateral que convierte a Venezuela en un socio
estratégico de EEUU en la región, no le impidió a Chávez erigirse en el líder
"antiimperialista" y "anti-EEUU" de América Latina.

A través de célebres batallas mediáticas contra el Imperio de "Mr. Danger" (Bush),
Chávez encabeza las posturas contra el ALCA y recientemente abandonó la Comunidad
Andina aduciendo que Perú y Colombia firmaron tratados de libre comercio (TLC) con
Estados Unidos.
Además de llamar "cachorros del Imperio" a los presidentes (de 31 países) que
aceptan el ALCA y asumen sus tratados bilaterales con Washington en la región,
Chávez se ha convertido en el líder de los críticos del "libre comercio" impulsado
por EEUU en la región.

¿Cómo cierra este panorama de "sociedad estratégica de negocios" con la principal
potencia capitalista del planeta, con las invocaciones de Chávez contra "el diablo
que representa el capitalismo''?
Una pregunta interesante, que ni a Chávez ni a Bush, ni a los funcionarios de
Washington y de Caracas, ni a los seguidores de izquierda del presidente venezolano,
parece interesarles demasiado responder.
El miércoles, 48 hs. después de anunciar un proceso de estatización de empresas
privadas, Chávez juró por tercera vez como presidente de Venezuela (la primera fue
en 1999, y la segunda después de una reforma constitucional) al grito de "socialismo
o muerte".

Los números (de seis años) no cierran por ningún lado.
¿Cerrarán en los próximos seis años?
Los que creen en los milagros (los chavistas sinceros del pueblo) dicen que sí.